El embalaje es de suma importancia porque brinda seguridad a los objetos que se trasladan, así como su conservación y almacenamiento.
Un embalaje adecuado cuenta con cinco características:


  • Proteger a los objetos de los cambios climáticos o las inclemencias del tiempo
  • Protección de los productos de movimientos bruscos y golpes durante su transportación.
  • Fácil de manipular
  • Manejable para almacenar o guardar
  • Debe resistir perfectamente el paso del tiempo

Algunos de los materiales que se usan para el embalaje son los siguientes:

Papel: es manejable y flexible, aunque no es duradero ni resistente. Un punto a su favor es que es reciclable.

Cartón: su principal característica es su resistencia y su facilidad para ser almacenado en empaques o cajas de diversos tamaños, formas y diseños, además su precio es competitivo.

Madera:  es fuerte y se puede reutilizar

Plásticos
: material que soporta golpes y manipulación brusca, generalmente son fáciles de transportar y limpiar.

Artículo realizado con información de PackerandPack.com